Aprender Jugando

El juego es parte de la vida y es esencial para que los niños aprendan. A través de él, exploran su mundo, aprenden a llevarse bien con otros, prueban su destreza y sus músculos, se sienten lo suficientemente competentes para experimentar con diferentes actividades. Fortalecen su curiosidad, autoestima, lenguaje, capacidad de resolución de problemas, habilidad para las matemáticas… y mucho más.

A crecer

Los primeros años de vida son una etapa primordial en el desarrollo de la persona. Los niños y las niñas comienzan a integrarse, poco a poco, con los demás y a explorar el mundo que les rodea, de manera que se vuelven más independientes, autónomos y activos.